Roma #2. Aquello que no puedes dejar escapar

“Nunca tendrás la certeza de nada, porque la sabiduría comienza con la duda” Sigmund Freud.

 

Ciao a tutti!

Como podéis comprobar, afortunada o desafortunadamente… ¡soy la más ausente de las tres! Lo bueno es que se debe a que no hay día que no conozca un rinconcito nuevo de la capital italiana, ¡cada día más y mejor! Pero lo malo es que no logro compartir con vosotros tantos momentos y anécdotas como quisiera.  Debido a ello, os confieso que tenía muchas ganas de conseguir un pequeño hueco donde tener la oportunidad de poder transmitiros como sigue siendo mi impresión sobre Roma; pues si bien es cierto que llevo aquí un mes y nueve días, este es el tiempo que he necesitado para empezar a conocer la capital italiana que tantos rincones y momentos únicos ofrece junto a sus costumbres y rutina diaria.

Y parece que fue ayer cuando aterrizaba en Fuimicino… Todavía me cuesta creer que me encuentre aquí, con una familia maravillosa y viviendo la mejor experiencia de mi vida hasta ahora, la cual y muy a mi pesar, está llegando a su fin.

Lo injusto que resulta  la velocidad con la que pasa el tiempo una vez que estás viviendo algo que tanto ansiabas. Y es que, los días aquí pasan muy rápido, tan rápido que cuando menos me lo he esperado, ya era hora de que los peques se marcharan a la playa de vacaciones con los abuelos. A pesar de ello, me siento tan bien como desde el principio, y ahora que la mayor ha vuelto de cursar sus estudios en Edimburgo, siempre con ella aunque ya los echo de menos, demasiado diría yo, ese ambiente que solo saben formar ellos.

En este segundo post, me gustaría centrarme en hablaros sobre aquellos lugares que son tan  imprescindibles como dignos de visitar.

Instasize_0721151541.jpg

Puesto que soy una persona bastante independiente y decidida, desde el primer día, no pensé dos veces en coger mi mochila, un mapa y adentrarme en la aventura. Gracias a diversas opiniones y a mi propia experiencia, debo deciros que no podeis escapar de Roma sin visitar al menos estos 10 lugares:

  1. El gran Colosseo junto con los interminables Fori imperiali.
  2. La Fontana di Trevi, donde la tradición cita que se debe lanzar una moneda estando de espaldas a la misma, lo cual te asegurará el regreso a Roma.
  3. La Piazza di Spagna.
  4. La Piazza Venezia.
  5. La gran Città’ del Vaticano e San Pietro, la cual recomiendo visitar con un guía a expensas de estar seguro de conocerla, ya que algunos de sus museos presentan una superficie kilométrica.
  6. El Pantheon, de donde no puedes salir sin antes contemplar el rayo de luz que atraviesa su buco.
  7. La Bocca della verità’, en la que debes introducir la mano y decir nada más que la verdad si no quieres que la misma se cierre, ¡jajaja!.
  8. El Castel Sant’ Angelo, al cual recomiendo acceder sin duda alguna.
  9. El barrio Trastevere, uno de los más bonitos de la capital y donde también podéis encontrar junto a él, el fiume, la Isola Tiberina y disgustar la pizza más rica de toda Roma.
  10. Villa Borghese. Una villa enorme que cuenta con un lago, donde solo se respira absoluta paz y tranquilidad, todo verde y repleta de fuentes, cómo no.

Además, si disponéis de más tiempo tal y como ha sido mi caso, es tan necesario como interesante, contemplar el panorama dal gianicolo, donde se puede ver toda la ciudad de Roma; el giardino degli aranci y su vecinísimo bucco panoramico, desde donde puedes disfrutar de una pequeña pero bellisima panorámica de la cúpula de San Pietro; las catacumbas romanas, las termas de Caracalla, el barrio EUR y por último, el gran Circo Massimo junto con el arco di Constantino, el cual queda muy próximo. E incluso si queréis ampliar vuestros conocimientos sobre Roma, conocer anécdotas de su pasado o saber cómo ha cambiado la ciudad en los últimos años, podéis hacer alguna que otra visita guiada en español. Empezar por la visita guiada por la Antigua Roma siempre es un acierto.

Hasta aquí, los lugares más emblemáticos de la capital italiana, lógicamente y como imaginaréis, he visitado tropecientos más pero considero que estos son absolutamente vitales.

Por último, no me quería despedir sin antes contaros algunos aspectos curiosos y consejos para facilitar vuestra estancia aquí: en Roma todo comienza a funcionar antes que en cualquier ciudad española, además, las comidas se realizan con antelación, la mayoría de monumentos históricos cierran a media tarde y siempre anochece una hora antes. “Mejor a pie”; en lo relacionado al transporte, yo recomiendo moverse a pie ya que no hay lugar o perspectiva romana que no brinde unas vistas inmejorables. Sin embargo, hay lugares muy distantes para los que conviene hacer uso del autobús o el metro. Cada viaje tiene un valor de 1’50€ por persona, por lo que yo recomiendo hacerse con un bono. Además, es aconsejable atender nuestra vestimenta ya que, si bien es cierto que no es necesario ir de etiqueta, sí resulta imprescindible llevar hombros y rodillas cubiertos en todos los lugares religiosos, especialmente en las basílicas donde son muy estrictos.

Pronto os iré contando más sobre cada paso, cada vez más agigantado, que voy dando en esta vivencia; el viaje al sur de Italia que realizamos este fin de semana donde me despediré de las personitas más maravillosas que he conocido, la escapada que tengo pendiente de hacer a Firenze antes de volver a España y mis últimos días en mi experiencia como AuPair.

Hasta entonces… ¡maleta en mano y a recorrer Roma!

Noelia.R.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s